Recursos No Renovables: el Carbón.

Imagen de angel pablo pinazo astudillo


Es una de las fuentes energéticas que se ubica en el grupo de las no renovables, y a su vez, conforma el grupo de los Hidrocarburos más utilizados, como uno de los pilares de las actividades económicas y la obtención de la necesaria energía eléctrica que se utiliza en los hogares y las industrias

¿Qué es el Carbón?

En primer lugar, definimos genéricamente al carbón como una roca sedimentaria, notoria por su fuerte color negro, y químicamente distinguible por su gran concentración de Carbono, por lo cual se lo utiliza como uno de los combustibles fósiles de los que se obtiene una gran energía mediante su combustión.

Formación de carbón

Para establecerlo en una especie de línea de tiempo, se considera que los grandes yacimientos de carbón surgieron en una época entre unos 280 y 345 millones de años, en la denominada época carbonífera, donde se dieron una serie de fenómenos atmosféricos y terrestres.

El carbón es originado principalmente por la descomposición de vegetales, que se suelen a acumular en zonas pantanosas, de lagunas o en mares de poca profundidad, en el fondo de cada cuenca, lo que a su vez los protege del aire que contribuiría con su rápida descomposición y destrucción.

Este proceso de descomposición, en cambio, es favorecido por la intervención de bacterias anaerobias, microorganismos que tienen la cualidad de que no pueden vivir en sitios donde exista una presencia de oxígeno, proceso que a su vez les permite enriquecerse en el material predominante, el Carbono.

Yacimientos de Carbón


Se considera a un Yacimiento como aquel sitio donde la acumulación de carbón es notoria, donde puede ser recolectado mediante el proceso determinado, y donde posteriormente se ubican las denominadas cuencas carboníferas, donde están intercaladas con otros tipos de rocas sedimentarias.

Generalmente la conformación de estas cuencas está ordenada de la siguiente manera:

·         Pizarra: Roca metamórfica conformada por arcillas de color azul oscuro, las cuales son distinguidas por su división en finas láminas (pizarras, que dan su nombre)

·        Carbón

·        Arena: Finas partículas de rocas disgregadas, de un tamaño no superior a 2 milímetros y variados colores según su composición.

·        Arcilla: Silicatos de aluminio hidratados, proveniente de la descomposición de minerales de aluminio, con partículas inferiores a los 0.002 milímetros.

La explotación de estos yacimientos proviene desde la Edad Media, donde se comenzó en un principio con la minería a cielo abierto, por la ubicación próxima y a bajo profundidad, aunque posteriormente se comenzó a trabajar en la minería subterránea, de donde principalmente se extrae hoy día el carbón.

Fuente: eRenovables – 29.03.2011