La AFIP rechaza a los pasajeros frecuentes que necesitan dólares para viajar.
Imagen de Equipo Editor
Tagged:  •    •    •    •    •    •    •    •    •    •    •  


Los viajeros que eran autorizados para poder comprar la divisa norteamericana ahora comenzaron a tener restricciones por "inconsistencias". La presentación de las declaraciones juradas y el origen de los ingresos, las causas determinantes.

Parecía que el cepo cambiario no iba a afectar a los compradores de divisas destinadas al turismo. Según informa el diario El Cronista, ya se empiezan a sentir restricciones y bloqueos en la compra para este fin.

En lo formal, funcionarios de la AFIP aseguran que no hay límite de montos ni cantidad de veces para adquirir el “dólar turista”. Pero la validación para adquirir la moneda depende de las declaraciones realizadas ante la autoridad fiscal. Por lo tanto, la habilitación no es automática, depende de la entidad reguladora.

Aquellos que requieran viajar al exterior y llevar dólares deben tramitar una clave fiscal en la página web de la AFIP para poder ingresar al sistema de operaciones cambiarias. En el formulario, deberá consignar todos los datos del viaje: destino, vía de salida, duración de la escapada y el monto en pesos que piensa conseguir, entre otros datos. Ello le permitirá de inmediato obtener el permiso para hacerse de dólares a $4,57.

Ahora bien, la facilidad para hacerse de moneda norteamericana sería solo aparente. La AFIP termina aprobando o no la compra realizada estimando un cómputo considerando ingresos, uso de dinero electrónico, gastos registrados, tarjetas de crédito y una matriz de riesgo que toma indicadores de evasión.

Las personas que estén con retrasos o irregularidades en sus declaraciones impositivas, por su parte, jamás podrían comprar dólares, formalmente hablando. No obstante, alguien que tuviera deudas con las autoridades tributarias no necesariamente sería impugnada para comprar, ya que el filtro que determina quién puede comprar y quién no, es el origen de los fondos.

Fuente: Infobae – 20.07.2012