Piden la renuncia de los ministros macristas por el escándalo del espía.
Imagen de Equipo Editor
Tagged:  •  


La oposición porteña exigió hoy, en la Legislatura, la renuncia de los ministros macristas y la cúpula de la Policía Metropolitana envueltos en el escándalo del espionaje protagonizado por un contratado del Gobierno porteño, mientras que los funcionarios cuestionados insistieron en que no conocían al espía detenido Ciro James, aunque admitieron un contacto con el ex comisario Jorge "Fino" Palacios.

El pedido de los legisladores sobre los ministros de Seguridad, Guillermo Montenegro, y de Educación, Mariano Narodowski, fue unánime al considerar que los funcionarios no podían desconocer la tarea de inteligencia que hacía James dentro de la cartera educativa, donde se desempeñaba en el área de auditoría con un sueldo de 6.500 pesos mensuales.

Además, remarcaron que tampoco podían ser ajenos al vínculo "personal" que, según dijeron, James mantenía con Palacios "desde hace años" y sobre todo, cuando el ex comisario estaba designado por Mauricio Macri al frente de la Metropolitana, cargo al cual finalmente dimitió tras la ola de críticas de organizaciones de derechos humanos.

Los ministros macristas, por su parte, se defendieron al asegurar que no sabían acerca de la tarea de espionaje que hacía James al familiar de las víctimas de la AMIA Sergio Burstein -delito por el que está detenido- y argumentaron que el Gobierno "creyó que contrataba a un abogado que si bien no tenía un currículum brillante, era razonablemente aceptable para el área de legales" de la cartera educativa.

Montenegro, sin embargo, reconoció que James tenía vinculación con Palacios, pero justificó ese contacto como parte del intento del espía por ingresar a la fuerza de seguridad macrista y advirtió que inició sumarios internos para conocer en detalle las posibles visitas del detenido al edificio del Ministerio de Seguridad en Barracas.

Asimismo, el ministro reiteró que James, al momento de ingresar en el 2007 en el Gobierno de la Ciudad, "era un agente activo de la Policía Federal" y advirtió que "ocultó" ese dato para "infiltrarse" en el Gobierno local.

"La verdad es que si los engañó James a todos ustedes, vayansé todos", aseveró el legislador Aníbal Ibarra, uno de los diputados que participó de la reunión con los funcionarios que se desarrolló en el salón Dorado.

En ese marco, Ibarra dijo que en el expediente que elevó James para ingresar a Educación "había documentación del Anses, donde aparecía su vinculación con una empresa de seguridad, que fue sacada" y agregó que "hay 167 llamados entre James y Palacios" durante el 2009, cuando el ex comisario aún estaba al frente de la Metropolitana.

Por su parte, el legislador Martín Hourest sostuvo que el Gobierno porteño "es incapaz e irresponsable cuando no asume que hay riesgo sistémico y se convierte en graves factores de riesgo. Los ministros Montenegro y Narodowski, por lo expuesto, debieran renunciar".

"Realmente pensé que iban a venir con la renuncia de Chamorro bajo el brazo y, en cambio, lo siguen encubriendo. Es insostenible que el jefe de la Metropolitana sea una persona que esté incriminado en estos bochornos. No puede estar al frente ni un día más", aseguró el diputado porteño Diego Kravetz.

El legislador Juan Cabandié definió como "un gran clima de cobardía" la postura asumida por el Gobierno de la Ciudad frente al caso de espionaje al considerar que "no acepta las responsabilidades que le compete" frente a la causa.

"Quieren convencernos que nada tienen que ver en este escándalo político que hoy está viviendo esta Ciudad", remarcó Cabandié e indagó, en ese marco, acerca "de los posibles nuevos James que habría en la Ciudad, tal como lo manifestó ayer Mauricio Macri".

Fuente: Telam 23.10.2009